Las estrategias más comunes que usan los ladrones para perpetrar estafas

Quizás te haya sucedido que, cuando vas a abrir la puerta a extraños, consigues personas disfrazadas de buenas intenciones, que pueden engañar al más incauto, incluso a nuestros niños.

Más allá de una apariencia inofensiva debemos tener claros los conceptos de seguridad en nuestro hogar, pues ciertamente no sabemos en qué momento pondremos dicha seguridad en riesgo.

Decimos esto pues, las estafas puerta a puerta se hacen cada vez más frecuentes como parte del repertorio que tienen los ladrones para hacerse con los bienes de otro.

En todo caso, este tipo de estafas puedes evitarlas si recibes la instrucción correcta, por supuesto acompañando estas medidas con el debido mantenimiento que deben recibir los herrajes de tu casa por parte de los cerrajeros, para disuadir a los malhechores.

Para actuar con mayor previsión, sugerimos que pidas a tu cerrajero eixample de confianza la instalación de un ojo mágico en la puerta exterior, a fin de anticiparte a posibles peligros.

Ahora, sin más dilaciones te ofrecemos las circunstancias más comunes con las que la gente suele ser engañada, de modo que aprendas a lidiar con ellas.

El típico vendedor de artículos

Posiblemente te has enterado que, vendedores visitan las casas vendiendo productos, internándose en los espacios con total desparpajo, y con el transcurso de los días esos hogares son aquejados con los robos.

La estrategia es evidente pues, el ladrón o su posible asistente, procede a inspeccionar su casa para visualizar si tienes bienes de valor.

Por ello en muchas puertas se instalan cerrojos con cadena, de modo que la puerta queda parcialmente abierta y así podemos anticipar las intenciones de quienes deseen invadir nuestros espacios.

Encuestadores de censo poco fiables

Los falsos encuestadores también se sitúan dentro de este grupo de estafadores, pues suelen preguntar información sensible como, el estado financiero, número de seguro social, donde trabajas, el número de hijos, etc.

Esquivar a esta clase de estafadores es muy sencillo, y lo primero que debes hacer es solicitarles sus credenciales y el papeleo inherente a las actividades que realizan, y si se niegan o ves una conducta extraña, ya sabes que hacer.

Los bien intencionados trabajadores públicos

Es el tipo de ladrones que se muestran como trabajadores de servicios públicos, señalando que necesitan entrar a tu casa para reparar un daño, como parte de una “coincidencia”.

Entran en dúo, de manera que mientras uno te distrae revisando la anomalía, el otro es el que se encarga de sustraer tus bienes más valiosos, e inclusive dinero mal ubicado.

En el caso de que les niegues la entrada, estos trabajadores te amenazaran con una multa, no obstante, puedes desenmascararles fácilmente.

Los trabajadores públicos suelen llamar con antelación sobre las averías a reparar, además, no poseen la autoridad para levantar multas, así que puedes amenazarles con que llamaras a la policía si no se alejan de tu propiedad.

Ten en cuenta que cada ladrón busca inspeccionar tu hogar, por lo que debes evitar esta clase de episodios a toda costa.