Cerraduras electrónicas vs mecánicas

Cuando adquirimos una caja fuerte tenemos que tomar en cuenta su tamaño, su precio y la utilidad que le vayamos a dar, ya que necesitamos proteger objetos valiosos. Así como del tipo de cierre y cerradura que estas puedan tener.

Existen diversos tipos de cerraduras, ya sean las magnéticas que se abren por medio de un circuito. Y las más actuales, las electrónicas que cuentan con mecanismos con códigos alfanuméricos y/o tecnología de biometría. En este caso hablaremos sobre las ventajas y desventajas de las mecánicas (las tradicionales) y las electrónicas.

Primero que todo debemos hablar un poco sobre las características de cada una.

  • Cerraduras mecánicas

Es necesario tener un código para introducirlo y luego se gira un perno para poder abrir la puerta. Este tipo de cerraduras son fáciles de modificar ya que el código puede ser cambiado en cualquier momento. Una ventaja de estas es que, al no estar asociadas con un mecanismo eléctrico estas no tendrán fallos con su sistema de apertura. Además de eso, al ser manuales estas no necesitan mucho mantenimiento y su durabilidad es de más de una década.

Las ventajas que tienen este tipo de cerraduras que en caso de que exista una emergencia se toma demasiado tiempo en encender los diales para conseguir la combinación de la caja fuerte. Además de eso, por causas de descuidos, los ladrones pueden atacar a partir de que los dueños constantemente olvidan girar el disco después de abrirlas lo que hace más fácil reactivar la secuencia de desbloqueo.

  • Cerraduras electrónicas

Este tipo de cerradura cuenta con nuevas tecnologías en cuanto a seguridad se refieren. Estas requieren de la introducción de un código para poder darles apertura. Este código puede ser introducido en un dispositivo remoto que se encuentre alejado de la cerradura. Una ventaja que tienen estas es que no solamente se puede tener un código maestro para todos los que entren, sino que también se pueden asignar para usuarios distintos por lo que con esto se mejora la seguridad ya que no existe una manera física de abrir la puerta sino es introduciendo el código.

Otra de las ventajas que presentan este tipo es que se tiene un menor tiempo de acceso que con las mecánicas. Es decir, una persona puede entrar más rápido debido a su mecanismo. Además de esto, en el caso de que estas se vayan a quedar sin batería, emiten un sonido de alerta para que se pueda realizar el reemplazo a tiempo.

En cuanto a las desventajas que estas tienen están ligadas a su apertura. Es indispensable tener en cuenta que necesita ser cambiada la batería unas dos veces por año, y si, en caso de que la caja fuerte quede sellada por algún error de código entonces esta no podrá ser abierta sino se tiene que llamar a un profesional de la cerrajería, o algún cerrajero en Tossa de Mar disponible que cuente con las herramientas necesarias para abrirlas. Aunque esto también dependerá del fabricante ya que hay algunos que pueden prestar una llave física para poder abrirla.